Piezas de una sillaPrescripción técnica de sillas operativas

Es donde el usuario del puesto de trabajo pasa la mayor parte de su jornada laboral, por lo que es un artículo fundamental en el bienestar del trabajador. Para favorecer este bien estar necesita contar con una serie de regulaciones y características que permitan la total adaptación al usuario. Mediante la descripción de las principales opciones estableceremos las bases para crear una prescripción técnica de sillas operativas para un puesto de trabajo.

Esta sillería debe además cumplir una normativa, la cual puede estar o no certificada por el fabricante, aunque es muy recomendable su certificación por parte de alguna entidad certificadora externa. En otro artículo más adelante hablaremos sobre normativa aplicable a los productos incluidos en esta homologación.

 

Respaldo

El respaldo es la parte trasera de la silla sobre la que descansa la espalda. Suelen tener dos tipos de altura estandarizadas por cada fabricante, una altura media de unos 1050mm de altura desde el suelo, y otra alta con entorno a 1200mm también desde el suelo. Para sillas operativas es recomendable el uso de respaldos altos que permitan apoyar toda la espalda.

Se les debe exigir regulación en altura. Está generalizado el uso de un sistema de cremallera que permite subir el respaldo, tirando hacia arriba desde su parte inferior, punto a punto de esa cremallera; cuando el respaldo llega a la posición más alta queda libre para que baje hasta abajo del todo a la posición inicial.

Construcción del respaldo

Su estructura puede consistir en una pieza plástica, una base de madera, contraplacado, o un marco de tubo metálico o de material plástico.

La superficie sobre la que reposa la espalda puede ser una pieza plástica sin ningún recubrimiento, pero lo habitual es que tenga algún tipo de tejido.

Cuando el respaldo va tapizado puede tener dos tipos de tejido. Por un lado, están los tejidos habituales en las sillas, tales como los formados por fibras entretejidas, similpiel y pieles. El otro tipo son las mallas. Las mallas, al contrario que el resto de los tejidos no suele tener una base de gomaespuma y se colocan sobre estructuras de marcos perimetrales.

Los respaldos en tejido tienen dos construcciones clásicas. Una con una base en madera sobre la que se pone una plancha de gomaespuma moldeada y todo ello revestido con el tejido, tanto en su parte delantera como trasera. El otro tipo consiste en una trasera plástica sobre la que se coloca la gomaespuma y sobre esta el tejido; en este caso la trasera no va cubierta con tejido, sino que el plástico queda visto.

Cuanta más densidad tenga la gomaespuma, mayor dureza y durabilidad tendrá el respaldo. Una densidad habitual en las gomaespumas que se colocan en los respaldos es de 40kg/m3. En el mercado pueden encontrarse espumas muy densas de hasta 70kg/m3

regulaciones silla operativa

Regulación lumbar

El respaldo debe contar con un apoyo lumbar a la altura de los riñones del usuario, para esto existen dos opciones:

Un sistema acoplado a la parte trasera o interior del respaldo que produce una prominencia lumbar. Estos sistemas suelen estar fabricados en plástico. Pueden tener una regulación en altura independiente de la propia del respaldo, y una regulación en intensidad, que haga que sobresalga más o menos. Algunos sistemas permiten la regulación en intensidad diferente para la parte derecha e izquierda.

Una segunda opción es que el respaldo cuente con una prominencia fija en la forma del respaldo a la altura de los riñones. Esta opción no tiene ningún tipo de regulación más que la propia regulación en altura del respaldo.

Cabezal

En sillas de dirección o de uso intensivo, como las de 24h, se colocan reposacabezas a juego con la silla. En la mayoría de los casos son desmontables. Pueden tener algún tipo de regulación, casi siempre en altura, y en ocasiones en profundidad.

Su construcción es similar a la de los respaldos, pudiendo tener una estructura perimetral con revestimiento de malla, o con una base con gomaespuma y tapizado.

 

Asiento

La construcción del asiento es de una carcasa inferior fabricada en algún plástico como el polipropileno; sobre este se coloca una gomaespuma de alta densidad, la cual se reviste con el tejido deseado.

Las densidades de la gomaespuma del asiento son superiores a las que se utilizan en los asientos porque son las que realmente soportan el peso del usuario y deben aguantarlo sin deformaciones permanentes. Una densidad habitual en los asientos es de 70kg/m3.

El asiento debe ser regulable en altura para adaptarse a la altura del usuario. Este movimiento de subida y bajada se realiza por mecanismos neumáticos de columna de gas situados debajo del asiento.

La forma del asiento ha de ser anatómica. Debe incorporar una curvatura hacia abajo en la parte delantera para no ejercer presión sobre los muslos.

Regulación en profundidad

Una opción muy habitual es la regulación en profundidad del asiento. También conocido como sistema trasla.

 

Mecanismo

La disposición entre el respaldo y el asiento no es siempre la misma, sino que ha de variar en función del peso y altura del usuario. Para realizar esto las sillas cuentan con varios sistemas:

Mecanismo sincronizado

Mecanismo que incorporan las sillas operativas que sincroniza el movimiento entre el respaldo de la silla y su asiento. De esta manera, cuando el usuario apoya su espalda, el respaldo se inclina hacia atrás, lo mismo hace el asiento, pero en un grado menor, para que el usuario descanse sobre el respaldo. El balanceo del asiento y respaldo ha de tener una opción de regulación de la tensión para que trabaje en función del peso del usuario, siendo más duro cuanto más peso tenga que soportar. las regulaciones habituales pueden ir desde unos 45kgs hasta cerca de los 110kgs. Puede tener la posibilidad de fijarlo en varias posiciones.

Una versión avanzada de los mecanismos sincronizados son aquellos autopesantes, que se regulan automáticamente en función del peso del usuario.

Mecanismo de contacto permanente

A diferencia que en el sistema sincronizado, el asiento se mantiene siempre en el mismo ángulo, siendo el respaldo el que se mueve. Este se puede dejar en una posición fija o bien libre para que siga el movimiento de la espalda.

Mecanismo asíncrono

Tanto el asiento como el respaldo se pueden fijar en distintos ángulos, pero de manera independiente. Es un sistema poco utilizado porque es difícil ajustarlo a una posición correcta ergonómicamente.

 

Amortiguador

Está integrado en la columna que une la estructura que soporta el asiento con la base de la silla. Permite la elevación en altura del asiento. Puede tener un recubrimiento plástico o metálico. Este último puede ser pintado o cromado/pulido.

Suelen tener 2 alturas, una para sillas operativas (planos de trabajo en torno a los 74cm) y otro más largo para taburetes (planos de trabajo sobre los 90 cm. En este caso suele incorporarse un aro reposapiés fabricado en acero o plástico.

 

Palancas y mecanismos

Los mandos que regulan las distintas opciones del mecanismo de la silla, así como del amortiguador y del propio asiento deben de estar disponibles debajo de la carcasa en una posición fácilmente accesible por el usuario. Han de poderse manejar en posición sentada. Además todos los mecanismos deberán de estar lo suficientemente protegidos como para que no permitan enganches en sus partes móviles ni manchas con las piezas engrasadas.

Regulaciones de los brazosBrazos

Los brazos, en el caso de contar con ellos, deben de poder adecuarse al usuario, por lo que es recomendable que cuenten con alguna regulación que permita adaptarlos a su espacio y necesidades.

En función del número de regulaciones nos encontramos con los siguientes brazos

  • Fijos – No tienen ninguna regulación
  • 1D – regulables en altura
  • 2D – regulables en anchura y altura
  • 3D – regulables en anchura, altura y rotación del apoyabrazos
  • 4D – regulables en anchura, altura, profundidad y rotación del apoyabrazos

Cada fabricante puede tener distintas combinaciones de regulaciones, de manera que puede haber un brazo 3D cuyas regulaciones sean anchura, altura y profundidad.

Las formas más habituales de los brazos son en T o en O.

El anclaje es metálico. En el caso de los brazos en T pueden tener una estructura metálica (cromada o pintada) o plástica. El apoyabrazos suele ser de algún material plástico con una mayor o menor dureza. Muchos fabricantes dan la opción de que estos sean duros o blandos. Aunque generalmente son de color negro, algunos modelos tienen la opción de algún otro color.

Base de sillaBase

Las bases de estas sillas suelen tener forma de estrella. Se pueden encontrar con 4 radios, aunque la forma más habitual es con 5 radios.

Se suelen construir en algún material plástico como el nylon, con acabados generalmente negro o grises, o en aluminio, el cual puede tener un acabado pulido o pintado.

 

Ruedas

Duras

Se mueven facilidad sobre cualquier superficie, incluidas alfombras y moquetas, pero pueden dañar suelos delicados, por lo que hay que procurar mantener limpia la superficie de rodadura.

Blandas

Están pensadas para los suelos más delicados, tales como el parqué, el mármol o incluso los terrazos. Su rodadura es más agradable en suelos duros que la rueda dura. No gira correctamente en suelos mullidos.

Antiestáticas

La electricidad estática es un gran problema en muchas oficinas. Este problema se genera en locales mal aireados, con mucho aparataje eléctrico. Para intentar resolverlo hay un tipo de ruedas que incorpora una toma de tierra que permite descargar al usuario de la electricidad acumulada. Suelen identificarse con un símbolo de un rayo amarillo dibujado en la propia rueda.

Grandes

El diámetro de la rodadura de una rueda normal ronda los 45mm. Existen ruedas de gran diámetro, de unos 65mm, que permite una mayor operabilidad en situaciones con muchos impedimentos en el suelo para su correcto funcionamiento. Este mayor diámetro permite el paso de la rueda por encima de pequeños objetos como pueden ser cables.

Antihilos

Algunos modelos incorporan un sistema antihilos, consistente en una placa generalmente metálica que impide que los hilos, pelos… que pueda haber en el suelo sobre el que actúa la rueda puedan acumularse en el eje de esta, haciendo que cada vez gire peor y acabe por no poder funcionar.

Autofreno

Para evitar que las sillas se muevan «locas» por la oficina, normalmente cuentan con ruedas con un sistema de autofrenado. Este sistema consiste en que la rueda gira libremente cuando el usuario está sentado, una vez que este se levanta y el peso deja de actuar sobre la silla, entra en funcionamiento este sistema, dejando las ruedas frenadas.

Tapones o deslizadores

En sillas que se usan como confidente, las ruedas se sustituyen por tapones antideslizantes, para que la silla no se mueva de su sitio. Estas sillas generalmente no cuentan con todas las regulaciones y sistemas que una silla operativa normal.

 

Textiles

Se usan en las sillas como acabados de los asientos y los respaldos. Existen infinidad de tipos en el mercado. Una clasificación general no exhaustiva puede ser la siguiente

Textiles tejidos: formados por fibras entrelazadas, la trama son las fibras horizontales que se fijan al bastidor cuando se tejen y la urdimbre son las fibras que los entrelazan en el otro sentido. Generalmente se usan fibras sintéticas como los poliésteres o el nylon, debido a su larga duración en relación con las fibras naturales, tales como el algodón.

Textiles de microfibras: son textiles no tejidos formados en su mayor parte por poliéster, en torno al 80%, y en menor medida por poliamida. Tienen un ciclo de vida largo, y resiste altas temperaturas de lavado.

Mallas: son tejidos llamados técnicos con una estructura en 3D que forma una especie de alveolos en su interior, dándole un aspecto y tacto de espuma. Es muy transpirable. Su composición es 100% poliéster.

Pieles sintéticas: recibe nombres como similpiel o polipiel. Se trata de tejidos que tienen un revestimiento plástico que te ofrecemos por metros. Imita diferentes tipos de piel, desde el cuero al ante.

Pieles: textil natural procedente del cuero de animales, especialmente de ganado bovino. A pesar de esto, se puede teñir, obteniéndose multitud de acabados, aparte de los naturales.

Para el caso de determinados ambientes o para usos intensivos se suelen pedir determinadas resistencias a los tejidos, como la resistencia al desgarro, al frote (medido en ciclos Martindale), que sean ignífugos, etc. o un gramaje mínimo.

Los tejidos se fijan a las gomaespumas mediante pegamentos para evitar pliegues y deformaciones que aminoren la vida del producto. Se suele solicitar que estos pegamentos sean con disolventes al agua como requisito medioambiental.