Prescripción técnica de taquillasPrescripción técnica de taquillas

Las taquillas son fundamentalmente armarios que se usan para guardar otros objetos que no sea documentación, generalmente ropa y otros enseres personales, por lo que su disposición interna está adaptada al tipo de enseres que vayan a almacenar, lo cual va a condicionar la prescripción técnica de taquillas en cualquier compra.

En las taquillas las características de fabricación y de seguridad deberían estar certificadas por una entidad certificadora externa.

El principal diferenciador de las taquillas es el material con el que se fabrican, distinguiéndose dos tipos fundamentales, las fabricadas en hoja de acero y aquellas construidas con tableros de compacto fenólico.

Taquillas de acero

Estas taquillas están fabricadas íntegramente en chapa de acero, lo cual le da una resistencia superior a la de otros materiales, lo que es aconsejable para zonas de tránsito público, de atención durante las 24 horas del día o cualquier otra en las que puedan ser forzadas.

Cuerpo y departamentalización

El cuerpo principal de la taquillas está construido en hoja de acero en grosores de 0,6 ó 0,8mm. Pueden tener 1 módulo o más, pudiendo llegar hasta 3 ó 4 módulos en función del fabricante y las medidas solicitadas.

Cada módulo se divide en uno o más huecos de almacenamiento cerrados con puertas individuales

El tamaño de cada casillero condicionará la departamentalización interior. Las taquillas de 1 y 2 puertas en altura suelen contar con un estante que incorpora una barra perchero, esta última pierde el sentido en taquillas con más puertas ya que su altura no permite colgar prendas. Incluso las taquillas con dos puertas pueden no tener la altura suficiente para prendas demasiado largas, tales como batas o monos.

Hay disposiciones interiores de todos tipos, adecuadas a los usos que se le vayan a dar. Pueden incluir separadores verticales y horizontales, espacios zapateros, perchas en las paredes interiores o el fondo, cajones, ubicaciones para armas… Cuando tenga espacios muy específicos deben garantizarse unas distancias mínimas; si se solicita un estante para guardar un casco de moto deben considerarse la altura, anchura y fondo necesarios.

Puertas en L

Puertas

Las puertas están fabricadas con los mismos grosores de chapa que el cuerpo. Contarán con un refuerzo longitudinal a lo largo de la puerta con forma de omega fabricado en acero de 0,8 o 1mm de grosor. En algunos modelos podemos encontrar puertas fabricadas en compacto fenólico o materiales similares.

El uso de plásticos como el metacrilato permiten visualizar el contenido por motivos de seguridad. Cada módulo de taquilla puede incorporar una, dos, tres y hasta cuatro puertas que dan acceso a espacios de almacenaje individualizados.

Las puertas tendrán por fuera una cerradura que impida la apertura no autorizada, un tirador que en ocasiones se suple con la propia llave en una posición que no permita su extracción de la cerradura, y un identificador que permita distinguir al usuario donde están sus enseres (tarjeteros personalizables o piezas plásticas numeradas).

Interiormente las puertas pueden contar con accesorios tales como toalleros o paragüeros. La altura de la puerta condicionará el tipo y número de estos complementos. No tiene sentido incluir un paragüero en módulos con 4 puertas porque el hueco disponible no permite guardar un paraguas.

Las bisagras tienen una apertura máxima de 90 o 110º que permite abrir las puertas de taquillas contiguas. Al igual que los armarios pueden contar con regulaciones en 3 dimensiones para un correcto funcionamiento, aunque no suele ser lo habitual.

Una variante son las taquillas con puertas en «L». Cada módulo tiene dos puertas que encajan entre sí, por lo que la puerta superior tiene forma de L invertida. Tienen la ventaja respecto a los módulos de 2 puertas «normales» que permiten colgar prendas de ropa largas.

Cerradura

El tipo de cierre puede ser de gatillo, que cierra mediante una pieza metálica que gira a la vez que la cerradura y que bloquea la puerta en el punto central de esta. De falleba que mueve dos varillas longitudinalmente a la puerta y la bloquea en sus partes inferior y superior. Y de 3 puntos que bloquea la puerta en los tres puntos mencionados en los dos tipos de cerradura anteriores.

Su accionamiento puede ser de varios tipos. Mediante cerradura con llave.  Se recomienda que cuente con doble copia de llave y/o llave maestra y bombillo extraíble para reparaciones. Otra opción es mediante moneda recuperable. Y con candado, aquí el cierre se realiza mediante dos patillas, una en la puerta y otra en el cuerpo de la cerradura, que se unen con el candado impidiendo la apertura. En esta última opción no se aplican los puntos de cierre explicados en el párrafo anterior. Otros sistemas de cerradura son los de combinación o incluso sistemas electrónicos que se accionan mediante códigos en un teclado o tarjetas programadas. Estos pueden programarse para permitir accesos indefinidos o temporales.

Respiraderos

Accesorios

Pueden estar equipadas con patas fabricadas en acero de grosores sobre los 1,5mm. Otras ocasiones cuentan con un zócalo fabricado en chapa de 0,6 ó 0,8mm. En ambos casos puede contar con apoyos plásticos o con niveladores regulables para salvar los posibles desniveles del piso.

Una cuestión importante es la ventilación. La cual facilitará la corriente de aire que elimine malos olores o incluso la acumulación de gases en el caso del almacenamiento de productos químicos, aunque para este fin se utilizan armarios muy específicos con normativa propia al respecto. La ventilación suele colocarse mediante respiraderos en las puertas. También pueden tener aberturas en la parte trasera de la taquilla e incluso en la parte inferior. Esta última también impedirá la acumulación de líquidos en el suelo. En cualquier caso y siempre que sea posible según la distribución de la taquilla es recomendable el uso de aberturas de ventilación en al menos 2 sitios diferentes para favorecer las corrientes de aire. En módulos de taquillas con una o dos puertas en altura estas suelen tener aberturas en la parte superior e inferior de las mismas.

techo inclinadoMuchas veces las taquillas se sitúan en zonas con mucho tránsito y rotación de usuarios, como las estaciones de trenes. En estos casos, por razones de seguridad y mantenimiento, se recomienda la colocación de un techo inclinado. Este impidela acumulación de suciedad y sobre todo la colocación de objetos fuera del alcance de la vista. Este techo puede ser una pieza aparte de la taquilla que se ancla a la parte superior de esta. También puede incorporarse en la construcción del cuerpo de la misma. En este último caso permite la utilización del espacio interior del techo inclinado.

Acabados

El acabado mediante polvo epoxi debe asegurar los procesos previos de limpieza y desengrase que impidan la oxidación posterior. Sobre todo para aquellas que vayan a ubicarse en locales con humedades como pueden ser los vestuarios con duchas. También puede haber otros acabados resistentes a la humedad, como el galvanizado, o el acero inoxidable para los zócalos.

Medidas

Cada fabricante tiene las suyas estandarizadas, con profundidades entre 450 y 500mm, una anchura de entre 300 y 400mm y alturas de 1800 a 2000mm. La medida de altura incluye los pies y no incluye techos inclinados.

taquillas fenólicas

Taquillas en compacto fenólico

Estas taquillas tienen unas características similares a las taquillas metálicas salvo las propias asociadas al material de construcción.

La fabricación en este material permite el montaje y desmontaje de las taquillas. También permite el crecimiento horizontal, pudiendo acoplar módulos adicionales en taquillas ya existentes formando un solo cuerpo.

También permite el desmontaje de zócalos para la limpieza del suelo.

En ocasiones se utilizan materiales similares, como laminados de alta presión, lo que permite un claro abaratamiento del producto. Esto va en detrimento de su resistencia, especialmente en sitios húmedos donde se deterioran mucho más rápido que el compacto.