Precripción técnica de armariosPrescripción técnica de armarios

Son el sistema de almacenamiento más habitual dentro de las oficinas. En este artículo vamos a describir las principales características que pueden servir para la prescripción técnica de armarios.

Debido al uso de la informática, a la digitalización de documentación, e incluso a la tramitación telemática de muchas gestiones administrativas, la importancia de los armarios ha ido descendiendo en los últimos años.

Su uso no se limita al almacenamiento de documentación. También se utilizan como continuación del plano de trabajo de las mesas, como ropero, para instalar equipos como impresoras y almacenar todo tipo de objetos.

Además, se utilizan a la vez como separadores de ambientes o para formar espacios cerrados a modo de mampara.

Medidas

Los armarios deben de ser modulares entre sí y con el resto de mobiliario a instalar. De esta manera permite amueblamientos que armonizan sus diferentes componentes.

Las medidas más habituales de fondo de armarios son 420, 450 y 460. Todas ellas permiten almacenar carpetas «A-Z» o de archivo definitivo.

Los anchos más usados por los fabricantes son 800 y 1000mm, aunque también se pueden encontrar de 1200 y hasta 1600mm

En las alturas es donde hay una menor uniformidad, aunque hay una serie de medidas bastante aceptadas que son:

  • Altura de mesa: 720/740mm)
  • Bajos: 800mm, 1000 mm, 1150 mm, 1300 mm,
  • Medios:1500, 1600, 1700
  • Altos: 2000mm (1980 en muchos fabricantes).

Hay medidas superiores a los 2000mm, pero no son habituales debido a su dificultad de acceso a la parte más alta.

Cada fabricante suele tener 1 ó 2 medidas de cada tipo.

Partes del armario

Las tres principales partes que forman un armario son el cuerpo, el cerramiento y los accesorios interiores.

El cuerpo es la envolvente de todo el armario.

El cierre es el tipo de puertas que incorpora el armario.

Los accesorios interiores son los estantes, perchas, bastidores, …

Armarios abiertos

Cuerpo

El cuerpo de los armarios suele fabricarse en hoja de acero o maderas (tableros recubiertos de laminado, estratificado o madera).

Para los metálicos usan grosores de acero a partir de 0,6mm, aunque es recomendable un mínimo de 0,8mm. Según la construcción puede tratarse de un solo bloque resultante del plegado y soldado del acero, o bien ser desmontable. Deben de contar con refuerzos laterales que le den la suficiente rigidez al conjunto. Estos refuerzos son en muchos casos ranurados, para insertar las piezas de soporte de los estantes y permitir su regulación en altura

Los fabricados en tablero siempre son desmontables. Tienen los mismos acabados que las tapas de las mesas. Fabricados con una base de aglomerado o de MDF con grosores a partir de los 16mm. En ocasiones la trasera tiene un menor grosor, de 8 ó 10mm.  Para más información consultar las tapas de las mesas.

Hay veces en las que un armario con cuerpo metálico se recubre en tablero por alguna de sus caras. Habitualmente la tapa, aunque hay ocasiones en las que se recubren también los laterales y la trasera.

Opciones del cuerpo

Puede tener la opción de remontarse unos encima de otros, para lo cual deberá tener algún sistema de anclaje que evite el vuelco del situado en la parte superior.

Otra opción es que cuenten con un zócalo que levante el armario del suelo.

También pueden contar con un suelo que se pueda retirar para acceder a la parte baja del armario para su limpieza u otro tipo de mantenimientos.

Una alternativa habitual entre los fabricantes es colocar una divisoria interior con las mismas características que los laterales del armario, permitiendo tener dos zonas internas separadas. Esto se hace en armarios roperos, una parte incorpora un solo estante superior con una barra para colgar perchas, y la otra parte con estantes en todo el alto del armario.

Estantes

Se fabrican en los mismos materiales que el cuerpo.

Cuando se realizan en acero suelen tener un grosor mínimo de chapa de 0,8mm, y soportar un peso de hasta 80kg. Se suelen apoyar sobre 4 piezas que se regulan en altura mediante una cremallera ranurada que incorporan los laterales interiores del cuerpo. La fabricación en acero permite que en algunos casos se fabriquen con una doblez por la parte inferior del estante que permite colgar de él carpetas colgantes. Estos estantes se colocan tanto en armarios con el cuerpo metálico como en aquellos con cuerpo de tablero.

A los fabricados en tablero se les exige un grosor mínimo de 16mm. También son regulables en altura mediante la inserción de los soportes del estante en unos agujeros practicados por la cara interna de los laterales del cuerpo.

EstantesLa regulación en altura en ambos casos permite adaptar el interior del armario al almacenamiento de objetos con diferentes alturas, optimizando el espacio del armario. Cuanto menor sea la distancia entre regulaciones, mejor se adaptará a los contenidos. Esta distancia puede rondar los 25mm.

Una opción que resaltar es el estante para consulta, que tiene un segundo plano que se extrae debajo del principal y se utiliza para apoyar la documentación almacenada en el primer plano.

Pueden contar con separadores para mantener la documentación de pie, tanto colgados de la parte inferior del estante, que actuarían en el hueco inferior, como sobre el estante. En algunos casos vienen mecanizados para acoplar varillas en distintas zonas del estante

Bastidores para carpetas colgantes

Sustituyen a los estantes y consisten en un bastidor del que se pueden colgar carpetas colgantes, el cual sale del armario gracias a un par de guías que se anclan en las mismas cremalleras que los estantes. Estas guías suelen estar formadas por perfiles de acero y generalmente se exige que funcionen mediante rodamientos de bolas de acero, para una mayor durabilidad y un funcionamiento más fluido.

Pueden contar con varillas divisorias

 

Cerramientos

Puertas batientes

Son puertas que se abaten sobre el frontal del armario mediante bisagras y que pueden estar fabricadas en

  • Acero plegado, con grosores mínimos de chapa a partir de 0,6mm
  • Tablero revestido, con grosores mínimos de 16mm.
  • Vidrios de seguridad, templados o laminados. En este caso pueden ir o no enmarcadas en alguno de los dos materiales anteriores.

Las puertas pueden ser enmarcadas en el cuerpo del armario, o solapadas de manera que oculten todo el frontal.

Para armarios de 1600mm de anchura las puertas batientes suelen ser plegables para que no sobresalgan demasiado del armario cuando estén abiertas.

Las bisagras pueden dar distintos grados de apertura, los más habituales son 110º y 180º. Puede exigirse que la apertura permita el acceso a todo el ancho del armario, para ello se necesitan bisagras de 180º de apertura.

Para una correcta posición y regulación de la puerta las bisagras deben poder regularse en tres dimensiones:

  • Altura
  • Profundidad
  • En el sentido longitudinal del armario

Armarios

Puertas correderas

Tienen una fabricación similar a las puertas batientes. No cuentan con bisagras, sino con unas guías encastradas en el suelo del armario y en su parte superior.

Cada armario tiene dos puertas, una para cada lado. Al abrir una puerta, se mueve a la altura de la otra. Tienen el problema de que nunca se puede acceder a la totalidad del armario al mismo tiempo. Si se abre una puerta no se puede abrir la otra.

Suelen usarse en zonas de paso estrechas para no interferir en las mismas.

Puertas de persiana

Están formadas por lamas plásticas obtenidas por extrusión. Construidas en muchos casos en PVC, aunque se está intentando minimizar este material por motivos ecológicos. Las lamas entre sí para formar la persiana. El extremo de la persiana cuenta con un perfil, plástico o metálico, este puede imantarse para un mejor cierre. El sentido de cierre puede ser vertical, aunque habitualmente son horizontales.

El perfil terminal de cada persiana incorporan los tiradores que suelen ser encastrados.

Los colores de las persianas van desde colores lisos a imitaciones de madera.

La guía sobre la que discurre la persiana suele está embutida en el suelo y en la parte superior del armario para la apertura horizontal. Para aquellas que abren horizontalmente las guías se encuentran en los laterales.

En las persianas horizontales los laterales del armario son dobles para que, al abrir la persiana, se oculte entre la cubierta y la pared interior, sin interferir con el espacio de almacenamiento que se ve ligeramente reducido. Lo mismo pasa con las de apertura vertical, aunque en este caso el doble fondo está en las partes superior e inferior del armario

Las puertas de persiana suelen ser más cómodas que las correderas al poder abrir todo el frontal al mismo tiempo y acceder a toda la zona de almacenamiento. Sin embargo, las puertas correderas no restan espacio interior, que si quitan las puertas de persiana.

Cajones

Son similares a los cajones de archivo de las cajoneras. Así el cuerpo de los cajones puede ser metálico o fabricado en tablero recubierto.

Para los metálicos recomendamos un grosor mínimo de la chapa de acero de 0,6mm. Los frentes en este caso pueden ser también metálicos con un grosor de acero igual que el cuerpo del bloque; o en tablero con un grosor habitual de 16mm. Los cajones metálicos pueden incorporarse en armarios con el cuerpo tanto metálico como en tablero.

Cuando los cajones se fabrican en tablero, suelen usarse grosores de 16mm, tanto en el cuerpo como en el frente. No se utilizan en armarios con cuerpo metálico.

Los cajones pueden enmarcarse en el cuerpo o bien cubrir todo el frontal, de manera que desde el frente no se ve el cuerpo.

Abiertos

Son aquellos que hacen las veces de estantería al no contar con ningún tipo de cerramiento, quedando su interior totalmente accesible.

Armarios mixtos

Mixtos

Una opción muy utilizada es dividir el armario en una parte inferior y otra superior mediante una divisoria horizontal fija a modo de estante. Cada zona tiene su propio sistema de cerrado, pudiendo ser iguales o diferentes entre sí.

Algunas de las configuraciones más usadas son:

  • Abierto arriba y puertas batientes abajo.
  • Puertas correderas arriba y cajones abajo.
  • Batientes en vidrio arriba y batientes ciegas abajo.

Esta posibilidad exige una altura mínima del armario, que pueden ser a partir de 1500mm.

 

Tiradores

La apertura de las puertas y cajones se realiza mediante tiradores. Existen infinidad de modelos en el mercado, desde aquellos que se agarran en pinza con la mano, los que tienen forma de arco para introducir los dedos, o los embutidos.

Se fabrican en materiales plásticos, metálicos o aleaciones como el Zamak

Suele exigirse que tenga suficiente tamaño para manejarse sin dificultad, aunque esta exigencia resulta ambigua al no marcar unas medidas mínimas.

Cerraduras y llaves

Los armarios suelen contar con cerradura. Para un mejor mantenimiento suelen pedirse que sean de bombillo intercambiable. Pueden ser numeradas para identificar la llave que le corresponde y poder solicitar duplicados.

En las puertas batientes el sistema de cierre suele ser de falleba de dos puntos, que bloquea las puertas en la parte inferior y superior. En el resto de puertas el cierre suele ser mediante un gatillo.

Los juegos de llaves suelen tener dos copias con escudo abisagrado anti-rotura.

Suelen tener la posibilidad de suministrar llaves maestras que abran todas las cerraduras de una instalación. En este caso las cerraduras deberán estar amaestradas.

Sistema antivuelco

Este sistema se instala en armarios que cuentan con bastidores extraíbles para evitar que el armario pueda volcar debido a la carga de los bastidores cuando estos salen de la zona interior del armario.

Puede tratarse de un sistema que impida la apertura simultánea de más de un cajón al mismo tiempo. Otra opción es colocar un contrapeso en la base del armario, consistente en una chapa de acero.

Es recomendable que los armarios altos, con medidas superiores a los 1700mm, se anclen a la pared o a otros armarios. Esto se hace para evitar vuelcos. Para hacer esto es necesario que los armarios cuenten con una mecanización en la trasera del armario o algún otro sistema de anclaje.

Para evitar vuelcos es recomendable que los armarios se carguen de abajo a arriba.

niveladores

Niveladores

Es indispensable que los armarios cuenten con niveladores. Estos permiten que los armarios puedan instalarse en suelos que no son totalmente regulares y conseguir conjuntos de armarios perfectamente alineados. La regulación mínima que suele exigirse son 10mm. Con el uso, los armarios pueden necesitar su nivelación cada cierto tiempo, esto puede resultar complicado de hacer sin descargar el contenido. Por esto se suele exigir que tenga acceso a los reguladores desde e l interior del armario.

Ruedas

Determinados armarios cuentan con ruedas, como pueden ser aquellos que se utilizan para el uso audiovisual. Suelen ser ruedas similares a las de los bloques de cajones rodantes. Fabricadas generalmente en plásticos como la poliamida, en ocasiones cuentan con rodadura engomada.

Las ruedas pueden contar con freno para evitar movimientos involuntarios al abrir los cajones. Con dos ruedas con freno suele ser suficiente para que el armario no se desplace.

Acabados metálicos

Habitualmente las partes metálicas del mobiliario se recubre mediante pintura en polvo epoxy termoendurecible, con grosores mínimos recomedados a partir de 50 micras. Este tipo de pintura forma una capa uniforme sobre el material en el que se aplica y es muy resistente al paso del tiempo, inclemencias, incluso a golpes.